lunes, 10 de marzo de 2014

Amor animal


No he visto amor tan dispar, el amor engloba tanto, se puede describir de infinitas formas, sentir de diversas maneras, en diferentes intensidades... no se puede juzgar, ni medir, como puede costar explicar algo tan intangible, pero a la vez tan real?

No voy a entrar en comparaciones, tampoco puedo hacerlo, no tengo hijos, y por más que vea, oiga y presencie el amor de unos padres hacia sus hijos, hasta que no lo viva en mis propias carnes, no podré hablaros de ello.

De lo que sí puedo hablar es del amor que se siente hacia un animal, el amor que transmite ese ser peludito desde el primer momento que lo ves, que hay ese contacto visual, ese olfateo inicial, ese acercamiento.. Yo vi a un cachorrito indefenso, con una carita adorable, ojos tristes, unos pasos prudentes, descubriendo un mundo nuevo muy diferente del que debería estar acostumbrada, pero movía la colita, eso era buena señal, le gustaba lo que veía, lo que yo no sabía, es que esa bolita de pelo me iba a cambiar la vida.



Enseñarle a hacer sus necesidades fuera de casa, hacerle entender que tus zapatillas no son un juguete, que no se debe mear en la misma cuna donde duerme, que responda con su presencia a su nombre, que se siente cuando se lo pidas, que te de la patita.. Eso como mucho le he podido enseñar yo.

Sin embargo ella, sabéis todo lo que me ha enseñado? supera con creces cualquier cosa que acabo de mencionar..

- Madrugar sábados y domingos de buen humor para ir a pasearla, llueva, nieva, o truene, cuando sabes que tu compi canino tiene ganas de salir a la calle, te olvidas de la palabra pereza y sales a pasear.
- Aprendes a compartir, tu rincón favorito del sofá es ahora el suyo, y ahora es ella la favorita de papá, se acabó poder acurrucarse cómodamente sin que ella pase por encima tuyo y decida que el mejor lugar donde posar su trasero sea entre tu y tu pareja. :-) y quieres que se apoye en ti, porque entonces te sientes "ganador".
- Su pelo forma parte ahora de cualquier tejido de toda la ropa que tengas, ya puedes lavar, planchar o sacudir ese jersey que tanto te pones, a partir de ahora sus pelitos estarán invadiendo parte de tu ropa, y no hay aspiradora tan potente para acabar con ellos, pero eso en el fondo, te encanta.
- La palabra asco ahora tiene unos límites mucho más amplios que antes, que tu perro te reciba a lamentazos no te importa, sabes que esa es la manera de date besos, aún sabiendo que tenga ese curioso hobbie de oler culos ajenos y que se meta en la boca cualquier clase de alimento objeto o cosa, y si te salta y te mancha de barro, te aguantarás y pondrás a lavar por quinta vez en esa semana esos pantalones.. Por más que se lo expliques, ella saluda así, y a ti, te encanta de nuevo. Y recoger sus caquitas en el parque ya forma parte de tu rutina, lo peor es darte cuenta que no hay una basura muy cercana y vas andando casi de puntillas por la calle, extendiendo tu brazo rollo boomer y respirando hacia afuera para no tener arcadas, mientras descubres que hasta se agradece el calor que desprende esa bolsa pestilenta en invierno.. XD
- Aprendes que se puede estar siempre de buen humor, que no importa el día horrible que hayas tenido, que no importa si te han puesto una multa, si has discutido en el trabajo, si te encuentras mal o simplemente tienes un mal día, tu perro siempre estará loco de contento al verte, te verá, ladrará, moverá la cola de manera que parezca que se vaya a desmontar, se tirará encima tuyo, te lamerá y te ensuciará, pero te hará la persona más feliz del mundo, pues para él, tu eres su mundo y eso es máxima felicidad.
- Descubres que han cambiado tus gustos y quehaceres, planear una ruta o excursión y llevarte a tu peludín, ver como se divierte, como disfruta y como se siente, te hace sentir orgulloso, a la par que tu haces ejercicio, respiras aire puro y aprovechas mucho más el día, un bien para todos.. es el mayor planazo que puedas tener.
- Te das cuenta que eres bipolar, puedes estar de malos humos con tu pareja o con algún familiar, y de estar discutiendo malhumorado a lo Vegeta en transformación de super guerrer a que de repente se acerque tu perro moviendo la cola con una pelota en la boca, y en cuestión de milésimas de segundo volverte tan adorable como la mismisima Candy Candy....


- Dejas de acabarte hasta la última miga de pan, por más hambre que tengas, siempre dejarás algo en el plato, puede estar prohibido darle comida a tu perro que no sea la suya, pero si es lo que te ha sobrado, no cuenta.
- Compruebas que nadie en el barrio sabe tu nombre, pero sin embargo si el de tu perro, te socializas más de la cuenta con vecinos, y personas que antes jamás hubieses cruzado palabras, o ves incluso como gente le habla a tu perro, le saluda, le acaricia y se va, y tu te vuelves curiosamente invisible... 
- Intuyes con miradas y comportamientos el estado anímico de tu animal, aparece ese sexto sentido en el que sabes si tu perro tiene alguna dolencia o malestar, y entonces es cuando te acojonas, y te preguntas porque no existe la seguridad social para animales.

Y esta lista, es interminable, seguro que los que tenéis animales en casa os veréis reflejados en muchos de estos puntos, los he escrito al azar y bajo mi propia vivencia y punto de vista, como decía al principio, no todos amamos igual, sin embargo ellos si, todos ellos, los animales, nos dan ese amor incondicional, del que nosotros, los humanos, tenemos tanto que aprender...




11 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias guapa!!! Es fácil escribirle al amor! :-)

      Eliminar
  2. Oooh que afortunada es Nala por tener la familia que tiene ;-) Y que afortunadaberes tu por haber aprendido tantas cosas de ella!!
    Es verdad que el amor por los animales puede ser infinito, comparable al amor por las personas.
    Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso mejor! Un animal jamás te traicionará... Es increíble!!

      Eliminar
  3. :) :) ainsss... de pronto me sorprendo con la lagrimilla apunto de caer... te entiendo a la perfección!! yo soy toda una mala madre perruna, hago tooooodo lo que se supone que no se puede hacer... peroo ¡¡me da igual!! ellos están tán contentos :) en la otra casa incluso dormia con ellos, los 4 en la misma cama jaja, ni alergias, ni pasar la noche en una esquina porque se estiran y por no despertarles les dejo dormir quedándome yo sin espacio ni para estirar una pierna, y los besossss?? jajaja cada vez que me chupan me salen ronchas rojas..pero me da igual!! pican un poco pero se pasa rápido y la emoción que dan cuando te dan esos besotessss...eso no tiene precio !! jajaja...y lo de los pelitos!! creo que paso la escoba de 3 a 4 veces al día, y como se clavan los malditos en la ropa, mantas... jajaja...aún así....toodo todooo merece la pena por ellos!! :) :) les quiero con locuraaaaa!! <3 <3
    Genial la entrada de hoy neni, un besoooo grande!! y gracias por la emoción que me has causado... (además hemos dejado a Mia en Madrid porque está en celo...y ufff....qué mal se lleva no tenerla cerca..)

    Feliz semana!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que bonito tu comentario!!! Lo leí esta mañana pero con el trajín del viaje hasta ahora no podía contestar bien... Comprates muchísimo la forma de amarlos a la mia, yo también soy una mala madre consentidora... Jijiji.. es inevitable, yo no puedo echarla de la cama, siempre me hago la dormida para q lo haga juanjo, y él a veces es peor que yo... Vamos que .. todavía me acuerdo, antes de tenerla, de como alardeabamos de lo bien que la íbamos a educar y lo que no íbamos a consentir ... Ai q me río!! Un desastre, de que durmiera en el lavadero, estuviera en el piso, comiera sólo su pienso y no subiera al sofá... A dormir en nuestra cama, estar en casa de mis padres cuando estamos trabajando, tener el mejor lugar en el sofá y comer lo que le da la gana, por cierto, adoralos ggarbanzos y las avellanas, jaja!! En fin, que son maravillosos, y es un regalo compartir nuestra vida con ellos! Ánimos con mía, a nala la acabamos operando, tenía q pasar por el quirófano por un quiste y ya aprovechamos.. mil besitos guapa!!!!!

      Eliminar
  4. Hola cris! Me has sacado más de una lagrimita...como te entiendo, quien no tenga perro no lo entenderá. Otto ha estado malito de la barriga y me tiré el sábado media noche en el sofá pendiente de él...cuando se mejoró, me daba lametones en mi oreja y me miraba con esa carita que sólo un beagle puede poner, :) Yuna y Otto son mi familia y como tal, nos queremos y protegemos; cuando tenga hijos, los trataré con el mismo cariño a ambos, pues sólo sé amar de una manera. Quien no me entienda, da igual (tengo amigos así), no saben el amor fiel que se pierden. Tengo una foto de Otto como la tuya segunda, casi igual. Voy a compartir tu entrada en Facebook y Twitter. Me ha encantado, enhorabuena!!! Tengo ganas, de verdad, de que nuestros perros se conozcan!!!! Jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhhh gracias guapa!!! Seguro que serían muy amiguitos :-) se pasa fatal cuando se ponen malitos y no sabes como ayudarlos... Haces lo q haga falta por ellos, esq se les ve en seguida.. pobrecitos.. espero k Otto ya este recuperado. Nala hace poco también estuvo malita y le hacíamos arroz blanco con zanahoria. Y si, yo no sé como querré a mis hijos pero desde luego que será comparable al amor q le tengo a nala!! Un besazo y eso, ojalá se conozcan!!!! :-)

      Eliminar
  5. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Cristina. Son tanto lo que nos dan... yo siento que me dan infinitamente más de lo que yo pueda darles a ellos. Mi vida, simplemente, cambió desde el momento en que entró en ella mi primer compañerito no-humano. Quienes son padres y madres también dicen que no hay nada como tener un hijo, pero esa es una opción vital que a mí no me llama la atención. No he sentido, por así decirlo "la llamada de la selva" para procrear, pero sí tengo una conexión primordial con los animales no-humanos y son ellos (y mi compañero humano) los que forman mi familia. Ten por seguro que nos veremos por aquí. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y yo contigo! no se puede comparar, pero es tanto el amor que se recibe de un animal, tanto... te llena y te hace tan feliz! son parte de la familia y por ello hay que cuidarlos como tal, no entienden de maldad, todo es lealtad y fidelidad! me encanta ver como hay mucha gente que también ama a los animales como yo, y que los tratan como a un hijo... así debería ser!

      mil besitos y muchas gracias por pasar!!!!!!

      Eliminar
    2. Si quieres pasarte por mi blog, también podrás conocer a mis compañeritos no-humanos. Algunas entradas son un poco tristes porque el año pasado se fueron dos de ellos (hala ya están aquí las lágrimas) pero sé que siguen por aquí, de otro modo, aunque yo no los pueda ver.
      Un beso grande.

      Eliminar